Llamando la atención de los más pequeños

Publicado por & archivado en Diseño.

Si muchas veces los adultos compramos porque un producto nos entra por la vista, porque tiene un diseño atractivo, imaginaos los niños. La situación se repite en innumerables ocasiones: gran superficie. Pasillo, por ejemplo, de productos para el desayuno; el pequeño en cuestión trae por su cuenta una caja de cereales, una de galletas, o cualquier otro producto similar. Y si no lo coge, ya se encargará de repetir que lo quiere hasta que consiga su cometido.

 

Puede ser que el niño quiera ese producto porque realmente le gustan y le apetecen esas galletas, pero también puede ser porque el packaging de ese producto ha despertado su interés y lo quiere a toda costa.

Desde hace tiempo las marcas han invertido muchos medios y dedicado mucho esfuerzo en reformular la idea del packaging y ofrecer un acabado impactante, de calidad y que además despierte en el consumidor el deseo de comprarlo. Con los niños la idea debe ser la misma puesto que el público infantil es un target importantísimo.

Las empresas han empezado a diversificar sus diseños de packaging y, cada vez más, vemos en las estanterías de los supermercadosel el empaquetado de productos destinados a los más pequeños con el claro objetivo de despertar su deseo y adquirirlos, ya sea de manera directa o indirecta, es decir, que sea el propio niño el que gaste su dinero –jugar a ser adulto y comprar algo con sus pocos ahorros- o bien que la compra provenga directamente de los padres.

Pero no solo se trabaja en packaging para productos infantiles. Cada vez vemos productos muy genéricos como papel higiénico u otros productos de higiene personal que reclaman que también sean vistos por los niños, generando así ciertos hábitos de compra en ellos para que, de este modo, su opinión también cuente en las compras familiares.

Uno de los aspectos que quizás suscitan más controversia es el hecho de que el niño, en sí se fija mucho más en el envoltorio dándole menos importancia al contenido. Si han de elegir entre un producto en que el envoltorio es muy llamativo pero su contenido es más bien normalito y otro en que sea de gran calidad pero el packaging es más bien sobrio, la elección para los peques es clara.

Hay que reconocer que existen diseños de packaging para niños que son tremendamente originales y divertidos; seguro que este seguirá siendo uno de los objetivos a seguir trabajando por parte de las empresas.

Ver artículo original

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies .

ACEPTAR
Aviso de cookies
Artimedia