Creando marca global

Publicado por & archivado en Márketing Online.

Las barreras y las fronteras cada vez son más invisibles dentro del sector de la publicidad y el marketing y las empresas, desde hace ya bastante tiempo, tienen la vista fijada en los mercados mundiales. Ya sea buscando el nombre de una organización, de un producto o a la hora de realizar cualquier tipo de acción empresarial, son elementos que deben estar cuidadosamente adaptados y pensados para cualquier público, para cualquier rincón del planeta.

 

Os hablaremos precisamente de todos esos aspectos que hoy en día debe tener en cuenta cualquier empresa si, a la hora de crear su imagen, lo hace pensando a nivel global pero sin olvidar también la cercanía del mercado local. Seamos claros, hoy en día ya es extraño ver a marcas que no intenten funcionar a niveles internacionales centrándose única y exclusivamente en el mercado local, pero cuidado, este último no debe dejarse de lado, al contrario.

La evolución tecnológica tiene gran parte de culpa de la expansión internacional de las marcas. Uno de los factores que más ha hecho prosperar el comercio internacional es la proliferación y evolución de los portales de e-commerce, donde son indiferentes la distancia y la lejanía del comprador y el vendedor; no existen problemas ni barreras para poder sacar partido.

Ya tenemos la evolución del marketing, de la tecnología… Parece sencillo, ¿verdad? Pues no lo es. Cualquier empresa debe cuidar al máximo los detalles porque pueden surgir problemas que, por otro lado, son comprensibles.

El primero de ellos viene dado por la complejidad de saber crear una identidad corporativa que sea aplicable a cualquier mercado. Y ya no solo eso, la dirección y gestión de esa marca debe ceñirse a las características de su mercado, algo que no resulta fácil.

Ver artículo original

Y algo que parece muy claro pero que algunas grandes empresas no lo han tenido demasiado en cuenta con el paso de los años: hay que ser muy cuidadoso a la hora de elegir el nombre, ya sea de la misma organización o de un producto. Es tan simple como reconocer el hecho de que, por ejemplo, en el mercado anglosajón una palabra puede tener un significado y en el mercado hispano otra totalmente diferente.

El principal problema idiomático lo encontramos en el mercado asiático, donde las traducciones literales de una palabra pueden desembocar en auténticos desastres. En el siguiente artículo tenéis algunos ejemplos que seguro os suenan y, comprobareis que deben hacer las empresas a la hora de elegir el nombre ideal.

Ver artículo original

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies .

ACEPTAR
Aviso de cookies
Artimedia