Twitter está contra las cuerdas

Publicado por & archivado en Redes sociales.

Si, el año no empieza bien para la compañía del pájaro azul… Pero es que tampoco acabó mucho mejor, y la cosa todavía empezó algún año atrás. Se dieron una serie de acontecimientos dentro del seno de la empresa que no han hecho más que complicar su situación viéndose, a día de hoy, en una encrucijada un tanto seria.

 

Si echamos la vista atrás, Twitter tiene más de un motivo para haber llegado a la situación en la que se encuentra ahora, y uno de los principales problemas desde hace varios años han sido los constantes cambios en la cúpula directiva que ha tenido como colofón la renuncia de cuatro altos cargos de la compañía.

Si hablamos de nombres propios, Jack Dorsey está en el centro de todas las miradas. El cerebro y creador de Twitter ocupó el cargo de director ejecutivo desde su fundación en 2006 hasta que en 2008 fue substituido por Evan Williams, otro de los co-fundadores de la red social, mientras que Dorsey se convertía en presidente de la junta, perdiendo así mucho peso específico en la estructura de la compañía. No es hasta 2011 que Dorsey vuelve a la primera plana convirtiéndose en executive chairman y centrarse en el desarrollo de producto.

Pero aquí no acaba la cosa y el juego de las sillas siguió. Williams duró hasta 2010 como CEO, cuando fue substituido por Dick Costolo, que dimitió de sus responsabilidades a mediados de 2015. Fue entonces cuando se tomó la medida de emergencia de volver a nombrar a Dorsey CEO de manera provisional. Pero esto no fue un parche, y Dorsey fue confirmado como director ejecutivo de manera oficial.

Volvamos al presente. Todos estos cambios no han sido necesariamente para mejor. 2015 se confirmó como el peor año a lo que crecimiento de usuarios se refiere y desde la nueva designación de Dorsey las acciones de Twitter en bolsa han caído en picado y actualmente sus acciones de venden por debajo de su oferta inicial de 2013, cuando se estrenó en bolsa. Todo esto ha provocado que las pérdidas económicas de la empresa sean de casi 200 millones de dólares y Dorsey tenga la difícil papeleta de revertir esta situación.

Las medidas de choque no se han hecho esperar y, a parte de las renuncias dentro de la cúpula directiva, Dorsey ha tenido que despedir a más de 300 trabajadores. Para acabar de redondear este via crucis, sus competidores directos siguen ganándole la partida gracias al enorme crecimiento de Snapchat o Instagram. Y por si fuera poco, la semana pasada la red social sufrió una caída de varias horas…

Ya lo veis, son malos tiempos para Twitter, realmente malos. Esperemos que la compañía sea capaz de remontar el vuelo, dejar de lado tanto problema y estabilizarse como el gigante de las Redes Sociales que es.

Ver artículo original

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies .

ACEPTAR
Aviso de cookies
Artimedia